Datos curiosos sobre el servicio de internet residencial

Hoy en día, nos mantenemos comunicados principalmente a través del uso de plataformas en línea, y es que tener conexión a internet es tener la facilidad de leer información sobre cualquier tema (incluido este articulo) desde casi cualquier parte del mundo. Sin embargo, ¿sabías que el mayor uso de internet lo hacemos desde nuestro hogar?

¿Cómo nació el Internet?

El Internet ha tenido un largo recorrido antes de llegar a nuestro hogar. Aunque la idea de Internet (una red de redes para la transferencia de datos) ha existido desde la Guerra Fría, su primera disponibilidad comercial no se produjo hasta 1992 cuando Sprint bajo el servicio denominado SprintLink, decidió lanzar el primer servicio de internet, a través de cableado telefónico, disponible para el público. Aunque las primeras interacciones no eran nada comparadas a las que tenemos en la actualidad.

El servicio de internet residencial fue revolucionario, aun cuando su conexión por medio de cableado telefónico emitía un sonido molesto al enlazarse, este servicio era tan exclusivo que menos del 2% de la población de los EE. UU podía conectarse a la red mundial, para 1995 llegó lograr al 10%. Un módem en ese momento también era un lujo y costaba a los consumidores hasta $500. 

El aspecto más emocionante del Internet telefónico en ese momento era la velocidad de conexión. Para 1998, la velocidad más rápida que se podía obtener era de 56 Kbps (hoy en día las velocidades de Internet comienzan desde 25 Mbps, que vienen siendo 25,000 Kbps).

No es de extrañar que con solo 56 Kbps, no era posible transmitir películas ni descargar tus juegos o música favorita. Empresas como Napster y Limewire eran formas populares de compartir música y películas P2P (de persona a persona), pero eso solo duró un tiempo. Estos archivos de música y películas podían tardar horas o hasta días en descargarse. 

El uso de Internet durante la última década.

El uso de Internet en el hogar ha experimentado un cambio dramático. Ahora transmitir películas en 8K y jugar videojuegos en línea con amigos y familiares en diferentes partes del país es posible y no es necesariamente considerado un lujo. Debido a velocidades más rápidas (de entre 25 Mbps hasta 1000 Mbps) y precios más bajos (los módems son más económicos y las tarifas de Internet son más razonables), el hogar promedio usa 38 veces más la cantidad de datos de Internet en comparación a hace diez años. 

Si bien Sprint pudo haber sido el primero en lanzarse al mundo comercial de Internet, varios proveedores de servicios de internet se han unido a la oferta, entre ellos AT&T quien provee servicios de Internet a precios económicos con velocidades altas para realizar cualquier tarea que te imagines. 

Además de más usuarios y más proveedores, otro suceso importante en la historia del Internet es la incorporación de nuevas tecnologías como la conexión a Internet por fibra óptica y plataformas de interacciones virtuales como Facebook. Quien diría que todos los cambios que ha tenido el internet residencial en esta última década fuese la base para afrontar la pandemia de 2020.

El Internet residencial vs una pandemia mundial

La pandemia por COVID-19 cambió la forma en la que usamos el internet en nuestra casa. El teletrabajo, las clases en línea, las compras y envíos a domicilio son parte de  los servicios de internet de alta velocidad que se volvieron esenciales; de hecho el uso de Internet aumentó en más del 33% en 2020 cifra que continúa creciendo.

Este suceso mundial modificó la forma en la que interactuamos con el internet, ahora la gente confía y exige que su conexión sea capaz de seguir el ritmo de su vida virtual, desde videoconferencias hasta descargar archivos grandes en un entorno de trabajo desde casa, ver la última sensación televisiva en su plataforma de transmisión favorita, aprender a cocinar con tutoriales, escuchar un audiolibro o permanecer hasta altas horas de la noche jugando en línea con sus consolas.

La conectividad y la confiabilidad de Internet están en su punto más alto desde su creación (con 81% de los estadounidenses conectándose a Internet todos los días). En los próximos meses seguiremos sintiendo los efectos de un mundo en transición que se dirige hacia una sociedad hiperconectada.

¿Hacia dónde vamos?

A medida que pasa el tiempo, la tecnología de Internet se vuelve mejor y más rápida. Desde la conexión telefónica cableada a principios de los 90 hasta Internet con conexión de  fibra óptica de alta velocidad, las velocidades de Internet son más rápidas que nunca. La descarga de películas y programas de televisión a través de servicios P2P es cosa del pasado; ahora transmitimos videos al instante. 

Además de revisar el correo electrónico y navegar por la web, ahora puedes jugar videojuegos y vídeo chatear con tus amigos y familiares de todo el país. Antes solía ​​haber una sola conexión a Internet a la vez a través del cable de Ethernet. Ahora puedes conectar varios dispositivos a un módem a través de Wi-Fi. 

El uso de Internet en el hogar continúa evolucionando hasta convertirse en necesario para trabajar y estudiar, ¿Cuál es el siguiente paso en la historia del internet? Aún no lo sabemos, lo que sí sabemos es que en cualquier situación, AT&T estará ahí para acompañarte, brindándote los mejores servicios en conectividad.

Comprar planes de Internet de AT&T

This site is a U.S. Consumer site. You can learn more about our site and privacy policy here.